La situación actual de la literatura vasca, a través de cinco canciones (o “Un top five sin Rock Radical Vasco (RRV)”)

El periódico Diagonal me entrevistó, para su cuaderno de Culturas, en el marco de un dossier sobre la literatura vasca actual, en el que también figuraba una entrevista a Joseba Sarrionandia y un artículo de Iratxe Retolaza sobre las narradoras vascas. Como complemento a mi entrevista, que se centró en el reciente ensayo sobre la literatura vasca contemporánea Ese idioma raro y poderoso (Lengua de Trapo, 2012), el periodista de Diagonal me pidió que colaborara con una sección que suele ser fija en el cuaderno Culturas, y en el que alguien recomienda cinco canciones. En mi caso, debía relacionar esas canciones, de alguna manera, con el tema de mi ensayo, es decir, con el estado actual de la literatura vasca. Acepté la invitación y envié mi (breve) propuesta; luego, para la edición en papel del periódico, como es lógico, la resumieron un poco y le pusieron un título, “Un top five sin Rock Radical Vasco (RRV)”, que he mantenido aquí junto con el que le había dado yo. En este post recupero el texto original que envié a Diagonal, y añado las portadas de los discos y algunos enlaces a las canciones en cuestión.

1. “Egun motela”, Itoiz (Espaloian, 1985).

Itoiz es de lo mejor que ha dado el pop vasco en cualquier idioma. Esta canción (“Día aburrido”) la elijo porque me recuerda a la visión que yo tenía de la (tediosa) tradición literaria clásica vasca, con la que rompió (por fortuna) nuestra literatura más contemporánea.

2. Dios salve al Lendakari”, Derribos Arias (Branquias bajo el agua, 1982).

Otros semiolvidados de los ochenta, en este caso emigrados al Madrid de la Movida. Su pop esquizofrénico me viene de perlas para reivindicar el uso de la ironía y el humor en nuestra literatura, algo que los escritores vascos hacen más de lo que se piensa, pero (quizá) menos de lo que se debería.

3. “Gezurren bat”, Xabier Montoia (Montoiaren mundu miresgarria, 2011).

Montoia, primer cantante de Hertzainak, pilar de M-ak (el mejor grupo afterpunk en euskera) y con una más que interesante carrera como solista, es además un excelente escritor. Y en esta canción (“Alguna mentira”) siempre me ha parecido una reivindicación de nuestro oficio: crear (buenas) ficciones

4. “Europa zaharreko banpiroen guda”, Mursego (Bi, 2011).

Mursego, con su cello y sus pedales, es la mejor sorpresa que nos ha dado la música vasca últimamente. Esta competencia de los vampiros por la poca sangre que queda en un mundo devastado la conecto con la lucha de los escritores vascos (contra otros y entre ellos…) para hacerse un huequito en el mercado literario global.

5. “Northern Industrial Town”, Billy Bragg (William Bloke, 1996).

Billy Bragg es una debilidad y William Bloke, aunque sea “de madurez”, es uno de sus discos que más me gustan. El tema lo traigo a colación por su referencia al principio del fin del conflicto norirlandés: porque, por mucho que les pese a algunos,  el “problema vasco” ha sido uno de los temas fundamentales de nuestra literatura, y estoy seguro de que lo seguirá siendo también a partir de ahora.

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s